Cursos disponibles

El COP es un programa que desde el año 2001 viene formando profesionales del Coaching Ontológico en la Argentina. Nace de la inspiración de Marcelo Krynski, Olga Suárez y Gustavo Vera quienes, habiéndose formado y trabajado con los grandes maestros creadores del Coaching Ontológico, Julio Olalla y Rafael Echeverría, emprenden un proyecto pionero en nuestro país. Como la arcilla en manos del artesano, desde entonces el COP, ha venido moldeándose en el amasado de formadores y aprendices, transitando diferentes etapas dentro y fuera de nuestro país. 

Podemos hablar de un programa de formación, de una carrera profesional, de un programa de transformación personal y profesional o de una pasión de quienes lo llevamos adelante… y sin embargo, no alcanza. Se trata de un proceso en el que integramos “razón con emociones, corporalidad, biología y movimiento”, una experiencia de aprendizaje que tiene mucho más que ver con un “misterioso encuentro entre seres humanos” que con la adquisición de conocimientos tal como la conocemos.

DESTINATARIOS
El Programa está dirigido a ejecutivos con responsabilidades que requieran habilidades de conducción, coordinación y liderazgo de equipos de trabajo. Mandos medios, intermedios y altos. Y Coaches recibidos o en formación.


FUNDAMENTACIÓN
Hemos heredado ciertos paradigmas acerca de lo que significa ser un líder que hoy está en debate. Nos encontramos familiarizados con tecnologías cada vez más novedosas, acceso a la información al instante, condiciones de mercado que varían minuto a minuto, la “mano de obra” ha sido reemplazada por “mente de obra”, los subordinados tienen mayores conocimientos en determinados dominios que sus propios superiores, los equipos y organizaciones se coordinan en su mayor proporción a través de la tecnología y en menor proporción a través del contacto personal, entre otros cambios. La era de la colaboración ha comenzado y durará unos cuantos años.
Este contexto ha dado origen a un tipo de organización menos jerárquica, más horizontal y participativa, más flexible, ágil y liviana en la que sus miembros acceden a mayores niveles de responsabilidad personal y de compromiso con los objetivos de la empresa. Las organizaciones se van convirtiendo en redes y van desestimando los organigramas.
Esto impacta profundamente modificando lo que hoy significa “Líder”. Hoy podríamos decir que Líder, es toda persona que ha deducido o conoce el propósito de su actuar. El liderazgo es la capacidad de implementar el sentido de su aporte. Apuntando que dicha implementación revela el punto más significativo de la tarea de un Líder. Nos referimos a la capacidad o habilidad para llevar a la práctica sus aportes únicos e irrepetibles. En esta interpretación asociamos otro factor esencial que denominamos Sentido del Aporte, el cual representa el punto de máximo apalancamiento en el desempeño personal. No es suficiente con saber o incluso tener ganas, se requieren habilidades aún mayores para llevar a la práctica, implementar, aquello que nos define como únicos. Hoy agrega más valor la colaboración que los conocimientos.
La forma en que es ejercido este liderazgo impacta profundamente en la vida de los liderados. Se necesita un líder que posea adaptabilidad, posibilite generar una atmósfera donde también los seguidores puedan liberar el talento que llevan dentro, el entusiasmo, el compromiso y la responsabilidad personal.
El programa de habilidades de liderazgo aparece en este sentido como un vehículo para que quienes participen puedan experienciar el desarrollo de habilidades blandas, a fin de que les permita inspirar a otras personas a expandir continuamente su dominio personal y aprender de manera colectiva en un contexto de confianza.
Convertirse en un Líder no consiste en adquirir sólo herramientas, consiste en crear una nueva manera de ser, es una filosofía y estilo de vida. Es por ello que el programa alterna competencias a desarrollar de autoliderazgo y de liderazgo con otros desde la perspectiva innovadora que propone la Ontología del Lenguaje.

Destinatarios

Está clínica está destinada a Coaches Profesionales con la inquietud de ahondar nuevos caminos para abordar las emociones propias y de sus coachees.

Objetivos

 Que los asistentes construyan un mapa-red de sus propias emociones y distingan una forma diferente de abordarlas en una conversación de coaching.

 Inspirar a los asistentes a profundizar el mundo emocional.

Fundamentación

En trascurrir de nuestra experiencia como Coaches Ontológicos Profesionales hemos observando procesos de coaching donde suceden diferentes resultados relacionados con las emociones.

A su vez, en nuestro trabajo con Coaches en Formación nos hemos percatado que el abordaje emocional parece tarea complicada, difícil y hasta “inalcanzable”, en palabras de los propios aspirantes a Coach. Juicios que podemos fundar en los resultados logrados al respecto según nuestra observación.

Conjuntamente con esto, estimamos que estaremos de acuerdo si afirmamos que el modo particular ofrecido por el discurso de la Ontología del Lenguaje es requisito necesario pero no suficiente para abordar el mundo emocional en una Conversación de Coaching. Los Coaches, en general, tenemos la sensación de que hay algo que NO está ocurriendo cuando intervenimos en el mundo emocional del coachee.

Partiendo de esta inquietud y unas cuantas preguntas que han resonado y siguen resonando en nuestro vivir, hemos ido dando con algunos indicios, pautas e interpretaciones que nos han conducido a un lugar diferente.

En esta búsqueda tuvimos el “coraje” (aún con miedo) de abrir mente y corazón para dejar germinar un nuevo sentido, una nueva interpretación, un nuevo modo de observar el fenómeno emocional humano y llegamos a una interpretación que nos permitía mirar diferente y que ampliaba nuestro horizonte de posibilidades. Esta nueva interpretación incluye la mirada lingüística desde una mirada meta-ontológica.

Durante la clínica te mostraremos un abordaje emocional que nos está resultando efectivo para la práctica del Coaching.