Cursos disponibles

El COP es un programa que desde el año 2001 viene formando profesionales del Coaching Ontológico en la Argentina. Nace de la inspiración de Marcelo Krynski, Olga Suárez y Gustavo Vera quienes, habiéndose formado y trabajado con los grandes maestros creadores del Coaching Ontológico, Julio Olalla y Rafael Echeverría, emprenden un proyecto pionero en nuestro país. Como la arcilla en manos del artesano, desde entonces el COP, ha venido moldeándose en el amasado de formadores y aprendices, transitando diferentes etapas dentro y fuera de nuestro país. 

Podemos hablar de un programa de formación, de una carrera profesional, de un programa de transformación personal y profesional o de una pasión de quienes lo llevamos adelante… y sin embargo, no alcanza. Se trata de un proceso en el que integramos “razón con emociones, corporalidad, biología y movimiento”, una experiencia de aprendizaje que tiene mucho más que ver con un “misterioso encuentro entre seres humanos” que con la adquisición de conocimientos tal como la conocemos.

El COP es un programa que desde el año 2001 viene formando profesionales del Coaching Ontológico en la Argentina. Nace de la inspiración de Marcelo Krynski, Olga Suárez y Gustavo Vera quienes, habiéndose formado y trabajado con los grandes maestros creadores del Coaching Ontológico, Julio Olalla y Rafael Echeverría, emprenden un proyecto pionero en nuestro país. Como la arcilla en manos del artesano, desde entonces el COP, ha venido moldeándose en el amasado de formadores y aprendices, transitando diferentes etapas dentro y fuera de nuestro país. 

Podemos hablar de un programa de formación, de una carrera profesional, de un programa de transformación personal y profesional o de una pasión de quienes lo llevamos adelante… y sin embargo, no alcanza. Se trata de un proceso en el que integramos “razón con emociones, corporalidad, biología y movimiento”, una experiencia de aprendizaje que tiene mucho más que ver con un “misterioso encuentro entre seres humanos” que con la adquisición de conocimientos tal como la conocemos.

DESTINATARIOS
El Programa está dirigido a ejecutivos con responsabilidades que requieran habilidades de conducción, coordinación y liderazgo de equipos de trabajo. Mandos medios, intermedios y altos. Y Coaches recibidos o en formación.


FUNDAMENTACIÓN
Hemos heredado ciertos paradigmas acerca de lo que significa ser un líder que hoy está en debate. Nos encontramos familiarizados con tecnologías cada vez más novedosas, acceso a la información al instante, condiciones de mercado que varían minuto a minuto, la “mano de obra” ha sido reemplazada por “mente de obra”, los subordinados tienen mayores conocimientos en determinados dominios que sus propios superiores, los equipos y organizaciones se coordinan en su mayor proporción a través de la tecnología y en menor proporción a través del contacto personal, entre otros cambios. La era de la colaboración ha comenzado y durará unos cuantos años.
Este contexto ha dado origen a un tipo de organización menos jerárquica, más horizontal y participativa, más flexible, ágil y liviana en la que sus miembros acceden a mayores niveles de responsabilidad personal y de compromiso con los objetivos de la empresa. Las organizaciones se van convirtiendo en redes y van desestimando los organigramas.
Esto impacta profundamente modificando lo que hoy significa “Líder”. Hoy podríamos decir que Líder, es toda persona que ha deducido o conoce el propósito de su actuar. El liderazgo es la capacidad de implementar el sentido de su aporte. Apuntando que dicha implementación revela el punto más significativo de la tarea de un Líder. Nos referimos a la capacidad o habilidad para llevar a la práctica sus aportes únicos e irrepetibles. En esta interpretación asociamos otro factor esencial que denominamos Sentido del Aporte, el cual representa el punto de máximo apalancamiento en el desempeño personal. No es suficiente con saber o incluso tener ganas, se requieren habilidades aún mayores para llevar a la práctica, implementar, aquello que nos define como únicos. Hoy agrega más valor la colaboración que los conocimientos.
La forma en que es ejercido este liderazgo impacta profundamente en la vida de los liderados. Se necesita un líder que posea adaptabilidad, posibilite generar una atmósfera donde también los seguidores puedan liberar el talento que llevan dentro, el entusiasmo, el compromiso y la responsabilidad personal.
El programa de habilidades de liderazgo aparece en este sentido como un vehículo para que quienes participen puedan experienciar el desarrollo de habilidades blandas, a fin de que les permita inspirar a otras personas a expandir continuamente su dominio personal y aprender de manera colectiva en un contexto de confianza.
Convertirse en un Líder no consiste en adquirir sólo herramientas, consiste en crear una nueva manera de ser, es una filosofía y estilo de vida. Es por ello que el programa alterna competencias a desarrollar de autoliderazgo y de liderazgo con otros desde la perspectiva innovadora que propone la Ontología del Lenguaje.

Destinatarios

Está clínica está destinada a Coaches Profesionales con la inquietud de ahondar nuevos caminos para abordar las emociones propias y de sus coachees.

Objetivos

 Que los asistentes construyan un mapa-red de sus propias emociones y distingan una forma diferente de abordarlas en una conversación de coaching.

 Inspirar a los asistentes a profundizar el mundo emocional.

Fundamentación

En trascurrir de nuestra experiencia como Coaches Ontológicos Profesionales hemos observando procesos de coaching donde suceden diferentes resultados relacionados con las emociones.

A su vez, en nuestro trabajo con Coaches en Formación nos hemos percatado que el abordaje emocional parece tarea complicada, difícil y hasta “inalcanzable”, en palabras de los propios aspirantes a Coach. Juicios que podemos fundar en los resultados logrados al respecto según nuestra observación.

Conjuntamente con esto, estimamos que estaremos de acuerdo si afirmamos que el modo particular ofrecido por el discurso de la Ontología del Lenguaje es requisito necesario pero no suficiente para abordar el mundo emocional en una Conversación de Coaching. Los Coaches, en general, tenemos la sensación de que hay algo que NO está ocurriendo cuando intervenimos en el mundo emocional del coachee.

Partiendo de esta inquietud y unas cuantas preguntas que han resonado y siguen resonando en nuestro vivir, hemos ido dando con algunos indicios, pautas e interpretaciones que nos han conducido a un lugar diferente.

En esta búsqueda tuvimos el “coraje” (aún con miedo) de abrir mente y corazón para dejar germinar un nuevo sentido, una nueva interpretación, un nuevo modo de observar el fenómeno emocional humano y llegamos a una interpretación que nos permitía mirar diferente y que ampliaba nuestro horizonte de posibilidades. Esta nueva interpretación incluye la mirada lingüística desde una mirada meta-ontológica.

Durante la clínica te mostraremos un abordaje emocional que nos está resultando efectivo para la práctica del Coaching.

Destinatarios: docentes,  directivos, integrantes de equipos de orientación escolar.

 

Duración  y carga horaria: 20 hs. presenciales distribuidas en 8 módulos de 2,5 horas más actividades no presenciales.

 

Propuesta didáctica: La propuesta de capacitación articulará la modalidad teórica con una actividad de la práctica en relación con la temática de estudio. Los contenidos se abordan simultáneamente y en forma interrelacionada.  Se focaliza el abordaje de estrategias y técnicas en los casos conflictivos cotidianos aportados por los asistentes.


Fundamentación

 

La violencia en nuestras escuelas, nuestros vecindarios y nuestras comunidades ha llegado a un nivel alarmante en las últimas décadas. Las nociones de responsabilidad personal y del bien común han sido superadas por la estridente afirmación de los derechos individuales, los ataques físicos y los recursos legales punitivos. Las cortes están atestadas de demandas, los procedimientos legales formales se han demostrado incapaces de responder a la cantidad de casos acumulados o de aportar soluciones pacíficas duraderas.

Afortunadamente hay procedimientos alternativos que comienzan a echar raíces en escuelas y comunidades en muchos lugares del mundo. La mediación y el arbitraje, que son elementos básicos de las relaciones laborales desde hace mucho tiempo, ahora se consideran apropiados para resolver muchos tipos de conflictos. Hay centros vecinales de justicia y servicios locales de mediación que ofrecen a los vecinos.

En las escuelas primarias y secundarias han proliferado los programas de resolución de conflictos, particularmente los modelos de mediación conducida por los pares de las partes en conflicto, y las universidades han experimentado con puestos de ombudsman, mediación de los pares y la formación del personal en la resolución de conflictos.

Ante el comienzo del siglo veintiuno, claramente tenemos dos caminos a seguir. Cada uno de ellos ha estado emergiendo con mayor intensidad y definición en la última década. Uno es el camino de la solución de problemas en colaboración. Este camino fortalece las conexiones de unos con otros a medida que se revelan los intereses comunes y la interdependencia social y económica de nuestras vidas. La participación en experiencias de solución de problemas a través de la cooperación y la colaboración puede dar sustento al desarrollo de nociones amplias y bien informadas de lo que son los propios intereses, basadas tanto en una resonante aceptación de la responsabilidad personal por nuestras acciones, como en el reconocimiento de la importancia de la comunidad. El otro camino ante nosotros es el de la confrontación agresiva y antagónica, que apunta a producir "ganadores" y “perdedores". En este camino emerge una visión estrecha y aislada de lo que es el interés propio. Hacer centro en las estrategias y las posiciones, por encima de las necesidades y los intereses, lleva a abrogar la responsabilidad personal en favor de determinaciones por vía de adjudicación, de derechos, responsabilidad y daños. Incluir las técnicas de resolución de conflictos en el sistema educativo es una vía por la cual la orientación del programa de estudios da sustento al camino de la solución de problemas a través de la colaboración.

Aceptar las diferencias e incrementar las capacidades de resolución de conflictos de todos los miembros de la comunidad escolar son parte del esfuerzo para mejorar el clima en las escuelas. Tal cambio es amplio y exige que los programas de estudio formal e informal incluyan la enseñanza, el entrenamiento, la experiencia y la práctica de la solución de problemas para resolver diferencias y disputas. Los adultos de la comunidad escolar que representan modelos de roles para los jóvenes, deben ser los guías. Por tanto, hemos concebido este manual y guiado su desarrollo para ayudar a los adultos de la comunidad escolar a comprender el conflicto, y la potencialidad y las metodologías de estrategias de resolución de conflictos apropiada y efectiva.

El objetivo de este manual es dar apoyo a la incorporación de las técnicas de resolución de conflictos en la preparación de docentes a nivel universitario, secundario y primario. Los docentes, administradores, consejeros escolares y otros que conocen la resolución de conflictos a través de planes de estudio de profesorado y de capacitación docente, podrán introducir técnicas mejoradas de solución de problemas en todos los niveles educacionales. Al hacerlo, sentarán las bases de una sociedad de trabajadores por la paz altamente calificados y de un nuevo siglo que abrace los valores y conductas que más nos identifican como seres humanos.

Quienes trabajan en las instituciones educativas se encuentran cotidianamente resolviendo situaciones de disputa entre alumnos y algunas de ellas son conductas reiteradas que parecen cuestiones irresolubles. Las estrategias que utilizan los adultos para solucionarlas, muchas veces se relacionan con medidas drásticas y autoritarias que no generan la construcción de nuevos modelos de comunicación sino tan sólo “la tranquilidad aparente y necesaria” para continuar la tarea. Se requiere por lo tanto interpretar tales situaciones a partir de la reflexión sobre el tipo de perfil de ser humano que se pretende ayudar a formar.

Para lograr las modificaciones personales, generadoras de cambios capaces de influir en las planificaciones y actividades escolares “de y en”  todos los sectores de la institución involucrados con el tema en cuestión, se requiere de un análisis y entrenamiento sistemático sobre las causas de los conflictos que se suscitan, así como de la forma de resolverlos.

La convivencia escolar exige por parte de todos sus actores una revisión permanente de la apuesta de la escuela como modelo generador de espacios de participación, de diálogo, de reflexión y de construcción democrática.



Bienvenidos…

 

A través de este curso pretendemos suministrarle un conjunto de herramientas con claves para entrar y circular dentro de la “Inteligencia Emocional” (IE).

 

La propuesta formativa que presentamos titulada: "Coaching Ontológico - Inteligencia Emocional (IE)” está dirigida a docentes de cualquier nivel.

Hasta ahora la escuela ha centrado sus esfuerzos en desarrollar los aspectos racionales, y ha olvidado, en muchos casos, el lado afectivo que poseemos. Esto ha llevado a educar a generaciones con importantes carencias en el ámbito de las emociones y los sentimientos. Aprender a educar las emociones continúa siendo hoy una de las grandes tareas pendientes en el ámbito educativo.

Las personas que gozan de buena salud afectiva y han recibido una educación emocional suelen sentirse más satisfechas, resuelven sus conflictos de manera no violenta, son más eficaces y tienen mejores rendimientos.

La IE se define como la "la capacidad de percibir los sentimientos propios y los de los demás, distinguir entre ellos y servirse de esa información para guiar el pensamiento y la conducta de uno mismo". Una falta de educación emocional puede provocar o facilitar la aparición de problemas como:

 

a)       Déficit en los niveles de bienestar y ajuste del alumnado.

b)       Disminución en la cantidad y calidad de las relaciones interpersonales.

c)       Descenso del rendimiento académico.

d)       Aparición de conductas disruptivas y consumo de sustancias adictivas.

 

Fundamentación

El sistema educativo, una de las instituciones sociales por excelencia, se encuentra inmerso en un proceso de cambios enmarcado en el conjunto de transformaciones sociales propiciadas por la innovación tecnológica y, sobre todo, por el desarrollo de las tecnologías de la información y de la comunicación, por los grandes cambios que se producen en las relaciones sociales, y por una nueva concepción de las relaciones tecnología-sociedad que determinan las relaciones tecnología-educación.

 

Esta adaptación supone cambios en los modelos educativos, cambios en los usuarios de la formación y cambios en los escenarios  o contextos donde ocurre el aprendizaje.

Aunque el énfasis de los cambios educativos, lógicamente, está puesto en el impacto que la tecnología está produciendo en nuestras vidas, una corriente paralela y complementaria de la anterior rescata la importancia y la urgencia de la educación de las emociones y los sentimientos.

La experiencia muestra que para facilitar el aprendizaje y la creatividad, es fundamental el desarrollo de la tanto de la vida intelectual como de la emocional, porque no es suficiente contar con las máquinas más modernas y las mejores instalaciones (aun teniendo cierta capacidad intelectual), si falta la motivación, el compromiso, y el espíritu de cooperación.

  

La Inteligencia Emocional, desde la perspectiva educativa, parte de la convicción de que la escuela debería promover situaciones que posibilitaran el desarrollo de la sensibilidad y el carácter de los alumnos, sobre la base de que en el quehacer educativo se involucra tanto el ser físico como el mental, el afectivo y el social, en un todo.

Es evidente que la enseñanza colectiva y simultánea, orientada exclusivamente al conocimiento, y que tradicionalmente ha venido aplicándose desde el siglo XIX ha resuelto con cierto éxito la necesidad humana de desarrollo intelectual, pero no ha encontrado muchas soluciones a los problemas personales que el desarrollo intelectual conlleva, y ésta es la carencia en la que se enfoca este curso, que a la vez puede aportar otros principios (desde el mundo de las emociones) para mejorar el aprendizaje.